Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


martes, 25 de octubre de 2011

Nanorrelato nº 160. Lo mejor de lo mejor

Ésta es la definitiva sin ninguna duda —musitó—. Se había aprendido de memoria todos los ingredientes y sus exactas cantidades. Fue expresamente a comprar, al mejor y más afamado colmado de la ciudad, el más profesional conjunto de perolas y demás utensilios necesarios. Contrató el mejor gas imprescindible para que funcionase la mejor cocina a la perfección. Había dormido doce horas antes de realizar “su comida”. Desconectó el teléfono fijo, tiró a la basura el móvil, arrancó de cuajo el timbre de la puerta, todo ello con el objetivo de evitar cualquier influencia del exterior que pudiera distraerle en su cometido. Y…, comenzó a cocinar ajustándose milimétricamente en todas las acciones necesarias. Una vez terminada la probó: nada, no sabía bien. Se sentó en la primera silla que apareció ante él con la desesperación por compañera. Claro —pensó— la sal, no tiene sal. Bueno, tengo que añadir que siempre se le olvidaba, mejor dicho, siempre le faltaba.
                    Cuadro realizado por el pintor Andrés Calderón Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario