Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


miércoles, 27 de junio de 2018

Nanorrelato Nº 512. La jubilación.

Llevaba 752 años de becario. Se plantó. No quiso hacer nada más, ya que para su cerebro había llegado la hora de la jubilación, esa de la que le habían hablado hacía mucho tiempo, esa que él mismo había visto posarse tranquilamente en sus progenitores, esa que venía anunciada con colores plateados. Él tenía el pelo completamente blanco, y su otro yo, el educado en lo anterior digamos, fue el que dijo: Ya, es la hora del descanso. Se fue al pueblo y nada más llegar se sentó en una mesa a jugar al dominó, como estaba escrito. Pero no había nadie más con él, así que sólo pudo comprobar que la caja de madera contenía las 28 nacaradas fichas. Después fue a buscar a su nieto a la salida del colegio, pero ningún niño le cogió de la mano ya que ni tan siquiera había tenido hijos. Paseó un rato por la calle principal pero nadie de su edad le saludó, ya que él no era de allí, había nacido en un arrabal de una gran ciudad. Por desgracia, sólo era un becario envejecido ahora fuera de su ecosistema, es decir, un producto económico sacado de una gráfica. Fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario