Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


martes, 2 de julio de 2019

Nanorrelato Nº 546. Primer día de trabajo


Al final fue elegido presidente de la Nación, aunque su partido solamente había sacado un diputado, él, de los tres centenares y medio que componían el Congreso. Que si sí, que si no, que contigo puedo pactar y contigo no, que si cordones sanitarios…total: Presidente. Bueno, pues llegó el día de jurar el cargo y, ya en el pasillo notó algo raro: nadie le dirigía la palabra. Los medios de comunicación, por lo visto, ya que no se había enterado porque se levantó como cualquier día, desayunó tranquilamente y se fue hacia su nuevo puesto de trabajo, le habían puesto a parir. Sí, todos, los que decían que eran de izquierdas, los que también decían que eran de derechas, incluso aquellos que solo hablaban de las vergüenzas de los seres humanos, todos coincidían en llamarle aprovechado, sin moral, oportunista, sin ideas claras, que estaba ahí para llevársela…. En fin, una retahíla de disparates sin parangón. Antes de jurar el cargo, fueron subiendo a la tribuna cada uno de los portavoces de todos los partidos, coincidiendo al unísono, como si se hubiesen puesto de acuerdo, en repetir las palabras execrable actitud al aceptar el cargo, como ya habían anunciado los medios de prensa. « Y yo que pensaba contar que necesitaba, claro, unos días de libre disposición antes de empezar aquí, para ir a ayudar a recoger gente en el mar… ¡A ver cómo se lo toman!»

No hay comentarios:

Publicar un comentario