Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


miércoles, 20 de marzo de 2019

Nanorrelato Nº 535. Humanización

Casi al final de su discurso de despedida hizo una parada causada por la emoción. Las personas que estaban escuchándole pensaron que aquella flaqueza era debida a la turbación causada al relatar tantos éxitos clínicos, libros escritos, viajes y descubrimientos en los casi sesenta años dedicados a la medicina. Pero no, solo él sabía que aquella emoción era causada por el recuerdo de cuando era un joven médico y fue a visitar a una paciente moribunda, que mientras ojeaba la ristra de papeles donde quedaban reflejados todos los parámetros analíticos, situación actual y demás datos necesarios para tratar a cualquier persona, ella le dijo, con una vocecilla débil, que si en todos esos “testamentos” ponía que estaba sola, que eso era lo más importante, y que ningún médico se lo había preguntado; pero no se lo digo a usted para dar pena, no. Se lo cuento por si usted me podría coger la mano y así me muero acompañada. Y así hizo. Y se murió. Y no estaba sola, estaba él, su médico. Y esa mano, pequeña y enorme, es la verdadera protagonista, la que le llevó en volandas a conseguir todos los éxitos que he mencionado más arriba. Pero ese secreto se lo guarda para él, porque es médico y los médicos guardan confidencias de sus pacientes.

2 comentarios:

  1. Hay gestos que justifican vocaciones y vidas enteras. Un relato emotivo y lleno de positividad, aunque parta, en principio, de una tragedia.
    Un abrazo, Pedro

    ResponderEliminar