Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


miércoles, 20 de febrero de 2019

Nanorrelato Nº 529. El botoncito al cuello

Y llegó a viejecito. Lo supo porque casi sin darse cuenta llevaba, de pronto, un botón colgado al cuello. Estaba muy claro que eso era “cosa de sus hijos”, para estar ellos más tranquilos…como vivía solo, para ellos exculparse un poco de sus respectivos subconscientes, que como todo el mundo sabe siempre dicen la verdad; porque a él eso no le hacía falta, pero para qué iba a decirles nada a estas alturas de la vida. Lo importante era su vecina. El verdadero amor a la mejor edad, exclamaba en alto cuando la veía. Y mis hijos creen que nuestro amor es forzado, que es fruto del miedo, del miedo a morirme solo ¡Qué te parece, amada mía, con lo que me gasté en su educación y lo ignorantes que son! Ella también llevaba un botoncito por la misma razón contada un poco más arriba. Además, te voy a decir algo: en el fondo todo, menos tú, me importa un pito…, y miraban a la vez sus respectivos botoncitos de pitidos y se descojonaban de risa, con dos buenas copas de vino, utilizando como posavasos las cajas de los fármacos hipotensores que tomaban religiosamente, eso sí.
« Cómo no me des un beso toco el botón y lío una que pa qué»
«Tonto, estate quieto»

No hay comentarios:

Publicar un comentario