Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


viernes, 3 de mayo de 2013

Nanorrelato nº 258. Cada vez más


Normalmente, el dios del tiempo, bueno, el ser inmaterial responsable de otorgar en el planeta Tierra la cantidad temporal a cada persona, no le gustaba pasearse ante las almas, ya que en cuanto le veían le imploraban una pequeña prórroga para “terminar” las cosas que habían dejado pendientes allá abajo. Por eso, como todos aquellos seres se ponían muy pesados, casi siempre estaba recluido en sus aposentos, porque, como es perfectamente deducible, él no podía otorgar ninguna cantidad temporal extra a nadie, ya que con ello rompería una de las reglas principales que regían el lugar donde estaban. Bueno, eso es lo que le decía a su jefe justificando así su vida de casi absoluta reclusión. Pero la verdad, es que ambos sabían que la verdadera causa de que no quisiese salir de su morada era justamente lo contrario: no soportaba ver a aquel grupo de personas que jamás le pedían tiempo para “volver”, aquellas que ni por asomo querían bajar a la Tierra, las que en cuanto le veían, se juntaban todas formando una piña temblorosa por si, por casualidad, se les otorgaba los que otros tanto deseaban. Y…, cada vez había más.
Acrílico sobre liezo (65 x 46)

No hay comentarios:

Publicar un comentario