Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


sábado, 18 de diciembre de 2010

Nanorrelato nº4


    Hola.
    ¡Perdón! Eh… ¿Quién es usted?
    ¡Hombre! Con este traje rojo, este gorro rojo, ¿usted quién cree?
    Ya, bueno, entonces le dejo hacer su trabajo.
    No, si venía  a hablar con usted.
    ¿Conmigo?
    Es que…desde que era un becario no recuerdo que me ocurriese nada igual.
    ¿El qué?
    Usted ya lo sabe.
    No. No sé a que se refiere.
    ¿Ah no? Pues, como le diría, que es usted la única persona en el mundo a la que jamás le he puesto un regalo.
    ¿Cómo que no? ¿Y todo lo que está ahí con mi nombre debajo del árbol?
    Nada. Ninguno es un regalo.
    Pero bueno. ¡Qué tontería es esta!
    Sí, de verdad, no se ofenda. Por eso estoy aquí, ya le digo.
    Pero… ¿esto no es un regalo? — dijo mientras levantaba una caja envuelta en papel de color rojo.
    No. Vamos por partes: ¿Usted sabe lo que es un regalo?
    Claro.
    A ver.
    Pues, algo que se compra…perdón, que se desea que te traigan en una noche tan especial como ésta, en agradecimiento o no sé...cualquier motivación.
    Ni puta idea.
    ¿Cómo?
    Eso no es un regalo.
    ¡Ah!, ¿no?
    No.
    ¿Entonces?
    Un regalo es algo que se desea que tenga otra persona. Sin más. No es un trueque, ni un agradecimiento, ni nada de nada.
    No lo entiendo.
    Perdone mi indiscreción ¿usted a qué se dedica?
    Soy banquero.
    Ya. Buenas noches señor. Sigo con mi tarea.

1 comentario:

  1. Sólo existe un regalo, la amistad, el resto lo puedes comprar

    ResponderEliminar