Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


miércoles, 25 de mayo de 2016

Nanorrelato nº 442. Política internacional

Érase un planeta en el que todo el mundo llevaba el pelo al cero. Generación tras generación, el raparse la cabeza habitualmente era una constante jamás cuestionada. Daba igual si en las distintas naciones había monarquías o repúblicas, dictaduras o democracias o cualquier otra forma de gobierno imaginable: todo el mundo se cortaba el pelo. Un día, un poblador de ese planeta, faltó a su cita con el peluquero. Aquello fue tremendo y se hizo viral por las redes. La persona que hizo eso fue entrevistada de inmediato y, estando todo el planeta expectante, respondió: se me olvidó, como estoy enamorado, pues me despisté pensando en otras cosas. Aquella persona tuvo la mala suerte de estar en un país donde existía la pena de muerte y, por ello, fue ejecutada de inmediato. Aunque tengo que añadir que, las democracias que sabían de la dura sentencia antes de ejecutarse, tampoco protestaron enérgicamente. Bueno… ni enérgica ni débilmente ni…nada. Fin. 

viernes, 20 de mayo de 2016

Nanorrelato nº 441. Y se fue

Y uno de los dos, por no sé que misterioso mecanismo bioquímico, mutó. Y se quedaron mirando como dos extraños. Miento, miraba sólo uno, el otro tenía la mirada puesta en otro sitio. Y donde antes había blanco, ahora no había nada. ¡Si tan siquiera hubiese negro habían tenido algo que discutir! Pero… el que no había cambiado analizó lo que ocurría, y se dio cuenta de que no todo era tan material, que no se había producido ninguna transformación celular, no: simplemente, al otro, se le había escapado el alma. Así que… se fue. Fin. (El otro siguió con la mirada perdida)

viernes, 6 de mayo de 2016

Nanorrelato nº 440. El abuelo de la 306

Miraba las fotos una y otra vez. Sabía que era él, pero no conseguía ni por atisbo recordar lo que pensaba en ese momento, en ninguno de los momentos, en ninguna de las instantáneas. Ni la playa, ni la montaña, ni tan siquiera esa nube de algodón que asía con fuerza, le proporcionaban la más mínima pista. Cada vez las pasaba más y más rápido por el nerviosismo que le producía la carencia de recuerdos. Una y otra, una y otra…y: nada de nada. Vacío.
<< ¿Qué le pasa al señor de la 306, que está tan nervioso? >>
<< Pues por  las  fotos. Parece que se agarra a esos instantes… pero curiosamente, por lo que le he medio entendido, cree que él es el niño que sale a su lado, que debe de ser su hijo >>