Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


lunes, 16 de noviembre de 2015

Nanorrelato nº 425. Fumando espero, hoy

Consigo llegar al sillón con el mismo esfuerzo que seguramente realizaría un alpinista en coronar el K-2(no lo sé, me lo imagino). Me coloco las gafas nasales correctamente, ya que durante la travesía hasta mi raído destino se habían descentrado y la falta de oxígeno llamaba poderosamente en mi picudo pecho. Me acuerdo de todos los cigarrillos que fumé buscando la paz de su efecto…y me culpo. Me culpo yo, y además en el informe del médico también me culpa él: “Fumador de 40 cigarrillos diarios desde la juventud…” Escribe fumador pero yo sé que quiere decir responsable. Sí, me culpo por haber fumado, y también por haber trabajado en aquella insalubre fundición de plomo desde los catorce años. Me culpo de no haber salido de allí, de no ser valiente…de no haberlo sido nunca. Pero cuando el oxígeno penetra en mis pobres pulmones y me trae un momento de tranquilidad, perdono mi despiste laboral y al médico también. De lo que no consigo indultarme es de no haberla olvidado, y de fumar… esperando, como dice la canción. De eso no. Pero con la tozudez que aporta la cobardía, en cuanto se vaya mi hija, volveré a encender uno que tengo escondido dentro de una caja de medicamentos: para esperarla, hoy.

8 comentarios:

  1. Todo acto tiene consecuencias y todo se hace por un motivo, muchas acciones o costumbres vienen motivadas por pura ansiedad, que en este caso, tiene su origen en una mal llevada ausencia.
    Enhorabuena por ser tan prolífico, Pedro, al tiempo que mantienes tu calidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ángel. Me alegro que te haya gustado. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Me gustó mucho, Pedro, tiene un gran nivel.
    También me admira que seas tan prolífico, yo apenas puedo escribir uno digno cada 30 días... o más.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Humberto. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Buen relato. Lejos de convertirlo en dramático por la situación que vive, le aportaste una extraña belleza al modo en que el protagonista se expresa: con decoro, sobriedad, con algo de dignidad a pesar de todo.

    Saludos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dignidad nunca se puede perder!!!! Gracias, un abrazo.

      Eliminar
  4. un acierto haberte leído y encontrado

    ResponderEliminar