Un trocito de....

"Quizá tuvieran razón en colocar el amor en los libros... Quizá no podía existir en ningún otro lugar" Willian Faulkner


sábado, 27 de octubre de 2012

Nanorrelato nº 225. Enhorabuena


Cada mañana la sensibilidad la despertaba con un pellizquito. Era como un calambrazo en el centro exacto de su interior pero que, a pesar de la cercanía, parecía que la acción se produjese fuera, muy lejos. Esa imaginaria distancia entre la misma sensación era lo que la desconcertaba y la hacía preguntarse que <<cómo es posible que, estando tan lejos, me encuentre>> Y así, todos los despertares: pellizco y asombro, pellizco y asombro….Aunque, una vez de lleno en la vigilia, todo se transformaba: el pellizquito se convertía en vejación, y el calambrazo en un hematoma horrendo, y la distancia que existía hasta el teléfono se dilataba como un metal de otro mundo. Pronto, muy pronto lo descolgaría….Hoy mismo. Enhorabuena, pues.

A las mujeres maltratadas 

viernes, 26 de octubre de 2012

Nanorrelato nº 224. Ése


<<No, no…, y no>> resonaron en su bóveda craneal como tres disparos hechos en el silencio de la noche. Media vuelta y, de nuevo, esta vez frente a la  mesilla: <<no>>
Seguidamente el silencio interior, ese que siempre llega tras una decisión fundamental, ese que nos deja clarísimo el significado de la palabra soledad. << ¿No?>> le susurró su subconsciente, ese que sólo entiende…, de sus cosas. <<NO>> le respondió tajantemente << Pero…, si todo el mundo lo hace. ¿Vas a ser tú el único?>> Volvió a la carga su subconsciente << Yo no. No pienso mentir. No pienso traicionar mis valores>> respondió en voz alta, para que no le quedase ninguna duda <<Allá tú. Pero me parece hoy en día un anacronismo tu postura. Te convertirás en un perdedor>> le dijo a bocajarro << ¡Te equivocas!>> le respondió también a bocajarro <<Por cierto, por curiosidad ¿por qué?>>le preguntó intentando gastar su último cartucho << Además de cruel eres tonto. La cosa está muy clara: para que tú no me vuelvas a hablar jamás>> Y…, colorín colorado, abrazando a sus valores eternos, se durmió plácidamente y, creedme amigos míos que nunca jamás de los jamases necesitó una sola pastilla para dormir. Fin

miércoles, 24 de octubre de 2012

Nanorrelato nº 223. Error de volumen


Y buscaba, buscaba…, todo el tiempo. Y, como siempre que se busca algo demasiado grande, vamos enorme, pues claro: no se encuentra. Pero a pesar de tener bien claro, desde el principio, que en esos recipientes tan chiquitos no puede hallarse lo que se desea, repito, tenerlo tan claro desde el principio..., sigue buscando; quizás, por tener cierta compasión con el protagonista de nuestra pequeña historia, he de añadir que la mayoría, por no decir todos, de los seres humanos, cometen siempre el mismo error digamos….de volumen, aunque curiosamente todos piensan que su inútil búsqueda es personal y única.

lunes, 22 de octubre de 2012

Nanorrelato nº 222. Ese dinero


Llevaba  muchísimo tiempo subido en el triunfo. De hecho, ya casi no se acordaba de los comienzos, de cómo entró en el partido y de su escalada. Ahora, hoy, en un día lluvioso, todos esos recuerdos estaban tan poco definidos como las formas que se veían a través de la empañada ventana de su despacho. Tenía la tranquilidad, dada por tantos años mandando “de verdad”, totalmente aposentada en lo más hondo de su ser. Gracias a ella (reflexionó) no había perdido la compostura frente a esas acusaciones de malversación de capitales y prevaricación. Cogió su abrigo y fue a tomar un café.
<< Buenas, ¿me pone un café? >>
<<Cómo no…aunque no debería, por ser el asesino de mi hijo>>
<< ¿Qué dice usted?>>
<< ¿No es usted ese concejal acusado de quedarse con lo que no es suyo?>>
<<Oiga…tranquilícese. No me ponga nada, que me voy>>
<<Con una pizca de  ese dinero…maldita sea mi estampa… mi hijo no se habría matado en ese punto negro>>

Los recuerdos ya no eran tan difusos: instantáneamente se acordó…de todo.

sábado, 13 de octubre de 2012

Nanorrelato nº 221. ¡Ojalá que no!


“… toda teoría de la guerra reposa en el riesgo calculado”
“…estudiar el clima, la altura…”
“…atacar sólo cuando la posición es favorable”
<< ¡Vaya pesadez de libro!>>
<< ¿Cómo dices cielo?>>
<<El libro éste que me regaló tu hermano…que sólo habla de estrategia en la guerra. No voy a ser capaz de acabármelo, aunque esté aquí tumbado con la pierna rota>>
<<Lo que no sé…es si vas a ser capaz de leer…esto>>
<< ¡Me…han despedido! ¿Por qué? Pero…si íbamos más o menos defendiéndonos. No hay derecho. >>
<<Sigue leyendo el libro ese: a lo mejor, en breve, lo necesitas (¡Ojalá que no!)>>
Óleo sobre lienzo 35 x 23

sábado, 6 de octubre de 2012

Nanorrelato nº 220. Pasatiempos en La Haya


Tres vertical…socio; loción protectora contra los rayos…bronceador; dos horizontal, acción y efecto de resumir: resumen; cinco vertical…, condonación.
<< Psst. ¿Te parece normal lo que estás haciendo?
<< ¿El qué?>>
<< Hombre…, no sé. Ponerse a hacer un crucigrama delante del juez cuando está en juego la cuantía de la fianza…>>
<< ¿Qué más da?>>
<< ¿Cómo que qué más da, subnormal? Perdón…, es que me pones muy nervioso, y además nos está mirando y ya verás tú>>
<< Tranquilo. ¿Tú crees que va a variar algo el que haga o no crucigramas estando acusado de genocidio? Anda, atiende tú que me desconcentras.